Música


Ver notas anteriores

CAFE TACUBA

Café Tacuba: "Las redes sociales y las plataformas están generando nuevos saltos artísticos"

La banda acaba de lanzar su nuevo disco, "Jei Beibi", donde retoma un camino más pop, con vetas psicodélicas, recupera su humor y lo mezcla con raíces folclóricas, obteniendo un gran álbum que demuestra que la experimentación y la búsqueda inquieta convierten a los mexicanos en una de las bandas más trascendentes del rock hispano.


T:-¿Este es un trabajo más pop y menos psicodélico o consideran que mantiene una cuota alta de psicodelia, como dice Santaolalla que fue el productor del material?
Quique: No sé si psicodélico es la palabra. Si psicodélico significa reconocer diferentes timbres y sonoridades que no habíamos experimentado en otros discos yo creo que sí tendría esta búsqueda. Creo que sí suena diferente y no estoy seguro de que sea una búsqueda tan pensada, como que a ese lugar nos llevaron la expresión que las mismas canciones y la temática nos fue llevando.

T:-También hay como un regreso a ciertas formas folclóricas y algunos timbres que nos pueden sonar hogareños a los argentinos. Hay una especie de carnavalito muy percusivo, hay algunas cosas del trabajo tuyo con las teclas que recuerdan a "Parte de la religión" de Charly García... ¿Hubo una cuestión de buscar esas cosas?
Meme: No sé si eran referencias, sí buenas coincidencias en todo caso. Como decía Quique, era una búsqueda de ir en una dirección de no repetirnos. A veces lo conseguimos, a veces más, a veces menos pero creo que este disco tiene esa búsqueda y está muy bien lograda y representada. La mano de Gustavo ayudó a que se ampliara el espectro de todas esas ideas y cómo entre ellas logran un contraste que hace más dramática la narrativa. Pero sí, tiene un acercamiento a una parte del folclore que tal vez en los últimos discos no estaba tan presente pero es un acercamiento con otra perspectiva o con otra experiencia de haberlo hecho ya en diferentes formas. El disco es una buena radiografía de todo lo que pasó, que no está pensado sino que está expresado y es un registro de eso.

T:-¿Usaron cajas de ritmo y baterías programadas o Joey Waronker tocó todo el disco?
Quique: No, la parte inicial del planteamiento fueron las máquinas programadas por Meme. En los primeros discos de Café Tacuba siempre usamos máquina programada salvo algunas excepciones, pero desde el disco pasado el acercamiento de Meme a esa programación nos ha dado una búsqueda tangencial que no habíamos tenido en nuestra primera etapa y la forma en cómo se sumó Joey Waronker a esta programación ya sugerida nos lleva a un lugar todavía más experimental. Creo que esta búsqueda es uno de los descubrimientos sonoros de Café Tacuba.

T:- Además de un regreso al folclore, también hay un regreso al humor. Hay arreglos muy divertidos y juguetones, hay dos temas donde Rubén retoma esa veta con la voz jugando con la garganta. ¿Eso lo buscaron?
Quique: No es algo que nos hayamos predispuesto a hacer. Creo que se da muy natural, y en esa búsqueda de la expresión de Rubén él decide qué personaje va a cantar esas canciones. Sí percibo que hay un optimismo y una parte muy lúdica de su interpretación de las canciones que tal vez refleja algo del Café Tacuba del principio.

T:-Cuando ustedes arrancaron y se fueron afirmando hubo una etiqueta para ustedes, para los Fabulosos Cadillacs y para los chicos de Maldita Vecindad que fue rock alterlatino porque se fusionaban, en el caso de ustedes, con el folclore. ¿Cómo se sienten hoy viendo que hay tanta fusión en el pop y en el rock de una manera más comercial o por ahí de una manera más genuina? ¿Qué tipo de fusión les gusta más?


Meme: Yo creo que continuamos tratando de juntar las piezas que siguen alrededor porque es muy divertido, para empezar. Creo que si tienes ese recurso y esa posibilidad hay que aprovecharla. Cómo se denomina o qué tipo de gusto es ese no lo sé, para mí es el gusto de poder hacerlo y de tener el espacio creativo con la libertad que ha planteado el grupo. No encuentro yo otro lugar dónde podría, será porque no lo he intentado, probar qué pasa si hacemos esto o lo otro. Siempre hay una intención de intentarlo, de probar y de ejercitar y me parece que esa podría ser la definición de qué tipo de experimentación o de fusión nos gusta: la que nos divierte, la que nos excita, la que nos emociona... Yo creo que es muy valioso lo que está pasando, creo que por alguna razón generacional, por lo que está sucediendo con la industria de la música y por la velocidad con la que se escucha, las asociaciones son mucho más frecuentes y son como una consecuencia de todo este cambio. Los norteamericanos lo saben hacer muy bien como cuando Katy Perry invita a Snoop Dogg y funciona dignamente. Creo que eso se ha tratado de replicar en Latinoamérica y hay algunas cosas acertadas y otras desacertadas. Por ejemplo, en México un grupo que es clásico de música popular de cumbia que es Los Ángeles Azules hicieron un disco en el que invitan a personajes de la música popular mexicana y ha sido un exitazo.
El grupo está en nuestro ADN, sin embargo hace unos años se puso tan de moda que han roto todos los récords de ventas y ya se empezó a reciclar el concepto, entonces hay otras orquestas y grupos replicando eso. Creo que refresca la idea, no sé si me gusta pero cambia la óptica y cambia las reglas. Las redes de comunicación se han ido ampliando y se está convirtiendo en otro tipo de discurso de dialéctica musical y generacional que tiene que ver con las plataformas digitales de música y eso ha dado pie también a cómo la música se genera. Eso para mí es la conclusión más importante: todo este nuevo sistema está provocando unos saltos artísticos que no existían antes y que cada uno puede juzgar si le gustan o no, pero que me resultan muy interesantes.

 

FUENTE TELAM 02/05/2017

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos