Columna:
El origen develado


Ver notas anteriores

Las islas

 
 
 
 
 
 Una fantasía de perdedores
 
 
 
                                                                                                      Por Eva Matarazzo
 
 
 
 
 
 
Basada en la novela  de Carlos Gamerro, Las Islas, en su versión teatral, nos permite un recorrido por la historia reciente de nuestro país, y el anhelo de recuperar lo perdido. Las Islas Malvinas como un ícono de lo argentino y lo que alguna vez soñamos como patria.
 
La obra se sitúa en el año 1992, donde domina la tecnología, pero con fuertes flashbacks al año 1982 y a la guerra de Malvinas, y proyecciones sobre nuestro futuro.
 
El empresario Fausto Tamerlán convoca al hacker Felipe Félix a su recientemente inaugurada torre de oficinas de Puerto Madero. Su primogénito, su heredero, su adorado hijo Fausto, que se había hecho, en los años setenta, montonero, y colaborado en el secuestro de su propio padre, años después, tal vez para redimirse, se alistó como voluntario para ir a Malvinas. Allí desapareció sin rastro. Diez años más tarde su padre comienza a recibir anónimos que, a cambio de una gran suma de dinero, prometen darle noticias ciertas sobre su paradero. Tamerlán quiere que Félix averigüe quién envía esos anónimos; además, sabe que Félix estuvo con su hijo en Malvinas, pero una herida de guerra, que le ha dejado un pedazo de casco incrustado en el cráneo, parece obturar todos sus recuerdos. Se inicia aquí una investigación que se dirige a la vez hacia el futuro y el pasado remoto y reciente: Podría ser la condensación de muchas historias en una.
 
La impronta de una cultura paternalista marcada por el poder y el abuso que ejercen aquellos que dicen llevar “los pantalones”, primero el uniforme verde y después durante los 90 el traje. El sexo para doblegar y humillar
 
 El relato por momentos juega con lo descabellado y lo delirante, pero como generalmente la realidad  termina superando a la ficción, lo que parece absurdo, queda reducido frente a lo terriblemente absurdo y nefasto que fue  la guerra de Malvinas.
 
La novela  tiene  una estructura de policial negro con componentes de ciencia ficción, Malvinas se presenta como una deuda pendiente, un capítulo sin resolver, que moviliza expectativas y voluntades. La militancia, la represión de los años de plomo, la historia militar de Malvinas, la ética y el compromiso también están presentes en el corazón de la trama. En  la versión teatral la puesta de  Las Islas encontró su forma a partir de la matriz del teatro isabelino: escenario único y polivalente, siempre enteramente a la vista; música en vivo; personajes dados vuelta como un guante, con su interioridad toda afuera, sin disminución ni disimulo; palabras que dicen más, mucho más que las de la conversación cotidiana, que buscan, ciegas, los límites de todo decir posible. Pero se produce al mismo tiempo un interesante cruce  en cuanto a los géneros y estilos de actuación,  los actores pasan por diferentes lugares todo el tiempo, entran y salen de cada situación, atraviesan el absurdo, el drama, la comedia, el humor negro, movilizando al espectador en diferentes direcciones.
 
 El dispositivo escenográfico también es muy interesante desde lo estético y funcional de la puesta. Bases geométricas se arman y desarman de acuerdo a cada escena, transformando abiertamente el espacio.
 
El trabajo de los actores  también es destacable en todos los casos, por el manejo de la energía , la intensidad y la manera orgánica en la que logran atravesar distintos estados.
 
El teatro de Tantanián impone cierto desborde creativo como estética en acción, lo barroco, el regodeo, lo cargado, el estallido,  son elementos que caracterizan su intensa y atrapante puesta en escena, donde se produce al mismo tiempo una multiplicidad de sentidos,  y se juega con los límites todo el tiempo.
 
 
Crudo, absurdo, intenso, provocativo, vanguardista,  audaz, un hecho teatral que  sin duda hay que experimentar.
 
 
 
 
 
Ficha técnico artística
 
Autoría: Carlos Gamerro
Actuan: Matias Barki, Nahuel Cano, Lucila Casalis, Analía Couceyro, Alan Darling, Ernesto Donegana, Juan Pablo Galimberti, Alejandro Genes, Ivan Moschner, Pablo Seijo, Denisse Van der Ploeg, Diego Velázquez, Julián Villar, Luis Ziembroski
Cantantes: Sebastián Holz
Músicos: Diego Penelas, Rodrigo Quirós, Cecilia Zabala, Alfredo Zucarelli
Vestuario: Marina De Caro
Escenografía: Sebastián Gordín
Escenotécnia: Duilio Della Pittima
Iluminación: Alejandro Le Roux
Video: Fabio Pallero
Música original: Diego Penelas
Asistencia artística: Mariano Tenconi Blanco
Director musical: Diego Penelas
Dirección: Alejandro Tantanian
 
 
TEATRO PRESIDENTE ALVEAR
Av.Corrientes 1659 Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4374-1425/9470
Entradas desde: $ 15,00 - Domingo - 19:30 hs
Entradas desde: $ 10,00 - Miércoles - 20:00 hs
Entradas desde: $ 15,00 - Jueves, Viernes y Sábado - 20:00 hs

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos