Críticas


Ver notas anteriores

Marathon

El mundo no para y los seres tampoco

 

Por Eva Matarazzo

 

Marathon, la obra de Ricardo Monti, se montó por primera vez en 1980, en el teatro Payro, bajo la dirección de Jaime Kogan. El marco represivo de la dictadura le otorgó en aquel momento otra dimensión y ponerla en escena era realmente un riesgo físico. Sin embargo como la pieza habla de la historia de nuestro país, y presenta conflictos universales, que tienen que ver con el ser humano y su  búsqueda infinita, actualmente quizás se torna más  existencial y no deja de tener vigencia.

El lenguaje metaforizado, alegórico, expresionista, carnavalizado, utilizado por Monti, permite cierta  ruptura con el naturalismo, llevando al acto grotesco, a la parodia y a la profanación.

La acción de Marathón transcurre en 1930. Se trata de uno de aquellos concursos de baile y de resistencia usuales en la época, pero exasperados por la pesadilla y los gestos extremos. Hay varias parejas participantes; un animador cuya figura es miserable y todopoderosa a un tiempo, larva y demiurgo; un guardaespaldas, que hostiga y castiga. Nadie sabe cuál es el premio pero los impulsa su propio deseo. 

La obra consta de veintitrés escenas, donde conocemos las curiosas y desesperadas historias de cada pareja, pero también sus sueños y afanes ocultos. Se entrelazan, con esas historias individuales, cinco mitos de la historia americana, que protagonizan los mismos bailarines: el mito del conquistador, el mito del industrial, el mito del fascista. Los bailarines se sublevan contra el animador, pero cuando éste va a revelarles su condición y el premio que persiguen, lo restituyen a su sitio y el baile sigue.

La puesta de Villanueva Cosse, en el escenario del  T.N. Cervantes, apunta, principalmente al trabajo actoral, y a lo sincronizado y coreográfico de las acciones conjuntas. Una muy buena composición  grotesca de los personajes,  donde cada uno desde su rol, se ve inmerso en  un juego  macabro que nunca termina.

La escenografía realizada por  Tito Egurza es simple, pero posee gran belleza estética, su trabajo se basa en proyecciones sobre el fondo de la escena que dan un interesante efecto. La iluminación de José Luis Fiorruccio, también es muy sugestiva y ayuda a crear los climas oníricos necesarios para la obra..

El elenco se compone de reconocidos actores, como Pompeyo Audivert, Montenegro, Pepe Novoa, María Fiorentino, Martín Slipak, Irene Goldszer, Sebastián Richard, Verónica Cosse, Iván Moschner, Iride Mockert, Luis Campos, Patricia Durán, Lucía Rosso y Marcelo Florentino. En todos los casos el desempeño actoral es destacable y bastante parejo. Cada actor logra brillar de una manera u otra en su papel, y en esto también se ve la buena dirección de Villanueva Cosse..  

 

Ficha técnico artística

Autoría: Ricardo Monti
Actuan: Pompeyo Audivert, Luis Campos, Verónica Cosse, Patricia Durán, Marcelo Fiorentino, María Fiorentino, Irene Goldszer, Iride Mockert, Montenegro, Ivan Moschner, Pepe Novoa, Sebastián Richard, Lucía Rosso, Martín Slipak
Diseño de vestuario: Daniela Taiana
Diseño de escenografía: Tito Egurza
Diseño de luces: José Luis Fioruccio
Multimedia: Tito Egurza
Musicalización: Carmen Baliero
Música original: Carmen Baliero
Asistencia de dirección: Silvina Rodriguez
Coreografía: Camila Villamil
Dirección: Villanueva Cosse

TEATRO CERVANTES
Libertad 815 . Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4816-4224
Web:
http://www.teatrocervantes.gov.ar
Domingo - 20:30 hs
Jueves - 21:00 hs
Viernes y Sábado - 21:00 hs

 Entrada: $ 25/ $ 30,00 -

 

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos