Críticas


Ver notas anteriores

El nieto de Tevie

 

Actúan: Juan Carlos Galván, Stella Maris Closas, Erika Wallner, Eliana Liberman, David Liberman y Misal

Violinista: Ariel Romeo

Libro, Música y letras: Leonardo Liberman

Dirección: Roberto Antier

 

 

“Principios vs. Corazón”

 

Por Néstor de Giobbi

 

 

Esta semana en el teatro La Comedia, de Rodríguez Peña casi esquina Santa Fe, se produjo el estreno de la anunciada “El nieto de Tevie”, una tierna comedia con canciones inspirada en la más prototípica tradición judía. El martes tuvo lugar el estreno para prensa e invitados especiales, con el característico sello de buen gusto de los responsables de prensa, Duche & Zárate.

 

“Samuel” (Juan C. Galván), y su esposa Sara (Stella M. Closas), matrimonio judío de más de cincuenta años de convivencia, son una pareja de complementarios opuestos: Ella, moderna y actualizada, habituada a la tecnología del chat, el celular y “la compu.”

El, por el contrario, aferrado a los más férreos hábitos y mandatos tradicionales, renegando de todo aquello que su abuelo no conoció, ni nunca necesitó.

 

Hasta que, como detonante de la situación-conflicto, Daniel (nieto de ambos) decide celebrar su Bar Mitzva en una iglesia católica, a fin de no distanciarse de sus amigos católicos. En tanto la generalidad de la familia vive esta decisión sin dramatismos, Samuel (el “nieto de Tevie”) clausura la más remota posibilidad de digerir tal situación, negándose terminantemente a pisar una iglesia. Para él, la única opción de vida es el fiel cumplimiento de las tradiciones, los libros sagrados, la Torá, tal como le fuera inculcado desde siempre por su abuelo, el patriarca familiar.

 

A partir de allí, entre emotivos momentos e hilarantes situaciones, todos cuantos rodean el ámbito familiar intentarán acercarse a Samuel en procura de lograr que modifique su postura, y asista a tan importante ceremonia de su nieto.

 

La puesta de Antier, (a quien conocemos desde hace ya mucho en su rol de actor, formado incluso en el mítico “Actor Studio”), respeta las pautas de un planteo mayoritariamente convencional en lo atinente a escenografía y manejo de actores, con la inclusión de una gran pantalla multimedia que acompaña pasajes del relato, y la irrupción de personajes en forma de imágenes o recuerdos.

 

La música judía cobra un relieve potente en la narración, otorgándole toda su fuera y brillo en múltiples momentos de la obra, vibrantemente interpretada por los hermanos Liberman y Misal, de la mano del cautivante violín de Ariel Romeo, un joven de sorprendente claridad y fuerza interpretativa.

 

En lo actoral, son de destacar las labores de las experimentadas Closas y Wallner, (en la piel de una mucama brutota y entrometida, que se roba la complicidad del público), desde un rol diametralmente opuesto a sus habituales personajes de damas distinguidas, o heroínas de teleteatros. Pero sin dudas, el gran eje en torno del cual gira el espectáculo es la excepcional labor de Galván, un nombre señero en nuestro medio, con una tan dilatada como aquilatada trayectoria, y que logra un justo protagónico en la piel de este Samuel,…que parece la propia.

 

La historia propondrá el replanteo de dos corrientes: El cumplimiento de los preceptos de la sangre,…hacia atrás…, o el de los lazos de amor, (también de la sangre…), pero hacia adelante.

 

Samuel, saldrá de su encrucijada, de la manera más sabia.

 

Cada uno de nosotros,…a su hora,…oirá a su corazón.

 

 

 

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos