Críticas


Ver notas anteriores

ZAPPING “Vaudeville”

Guedes, Christian Barbieri, Belen Romano, Clara Quarneti, y Sol Sanfelice,

Idea, Libro, Coreografía y Dirección General: Carlos Guedes y Christian Barbieri

 

 

“ARTISTAS… ¡y punto!”

 

Por Néstor De Giobbi

 

 

La Casona del Teatro, (de la Avda. Corrientes al 1900), que fuera cobijo de sus anteriores grandes éxitos, abre nuevamente sus puertas en las noches de domingo al grupo Zapping, que por estos días dobla la apuesta.

 

En efecto, y mientras se mantiene en cartel los viernes y sábados en “La Comedia” (de Rodríguez Peña casi Santa Fé) su laureado espectáculo “Zapping Zinema”, ya comentado tiempo atrás en esta columna, estos infatigables artesanos de la calidad en todo lo que hace al musical y al humor estrenan su más reciente creación: ”Zapping Vodeville”

 

Esta vez, la argumentación del espectáculo cuenta la historia de un módico grupo (cinco integrantes,…o sobrevivientes…) de una otrora multitudinaria troupe de “artistas de la legua”, aquellos entrañables trashumantes que, con sus ajadas valijas de cartón, en desvencijados carromatos, llevaban de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, sus risas, canciones, y fenomenales personajes, constituyéndose así en la única alternativa para que los moradores de los confines más distantes disfrutaran de una noche de esparcimiento y asombro. Aquellos elencos, (como este pintado por Zapping) podía incluir atracciones de las más diversas nacionalidades, géneros y talentos, desde un ventrílocuo hasta un grupo de bailarinas de tap, …desde una adiestradora de animales hasta una cantante sensual,…desde un ilusionista, …¡hasta un hombre bala!.  Pero, en la historia de nuestros casi patéticos protagonistas, aquella imponente troupe de “50 artistas en escena” fue atravesando las más duras vicisitudes y fatalidades, y (merced a enfermedades, cataclismos y accidentes) en el camino fueron quedando cuarenta y cinco de ellos, haciendo que los cinco últimos supervivientes debieran asumir los más disparatados roles, para mantener en alto la llama sagrada del oficio y el estandarte de “El Show debe continuar”.

 

Así, la noche se alterna entre claroscuros que pueden poner al espectador frente a un “oso cantor” (…desopilante), unas trillizas (…absolutamente desiguales) expresándose en un ingles “cocoliche”,…y al instante siguiente conmoverlo con los nostálgicos sones de un acordeón, que rememora a una niña ucraniana que alguna vez integró aquella cabalgata.

 

Como se dijo, ese es el argumento. Solo el pretexto. Lo expuesto al servicio de esto, un manejo luminotécnico “que habla”, y el derroche de creatividad, humor y calidad musical (cantando, bailando) que ya es “marca en el orillo” del grupo, y que hace que su público colme las salas como desde hace quince años, esperando ávido su próximo espectáculo.

 

El trasfondo, un emotivo homenaje sin solemnidades a estos “obreros de las lentejuelas”, de los que los integrantes de “Zapping” son hoy, ilustres abanderados.

 

En nombre de todos los que desde una platea alguna vez estallamos en una carcajada, o prestamos nuestros ojos para que la emoción pusiera en ellos su brillo particular, Mil Gracias, Zapping, por este homenaje a aquellos ARTISTAS de siempre,…que obviamente, los incluyen en un lugar destacado por mérito propio.

 

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos