Críticas


Ver notas anteriores

Karabalí (Ensueño Lecuona)








Karabalí (Ensueño Lecuona)”

Por “Los Amados”



Idea y Dirección General: Alejandro Viola

Dirección Musical: Lisandro Fiks

Actúan: Alejandro Viola (“Alejo Chino Amado” – Voz), Lisandro Fiks (“Tito Richard Junquera” – Contrabajo), Analía Rosemberg (“Raquelita Jarsinsky” – Piano), Oscar Durán (“Don Cristino Alberó” – Requinto), Hernán Sanchez (“Angel y su trompeta” - Trompeta), Fernando Costa (“Pocholo Santamaría” – Percusión), David Rodríguez (“Black Méndez” – Percusión y Voz), Rubén Rodríguez (“Mambo Méndez” – Percusión y Voz), y Daniela Horovitz (“Rosa Bernal” – Cantante Invitada)



Una noquie para amarrrrrrr…..”



Por Néstor De Giobbi



Con un exótico perfume de la fronda tropical, la noche de Buenos Aires recibe, en sus 20 años de trayectoria, al nuevo trabajo de “Los Amados”, el grupo fundado y dirigido desde entonces por su creado, Alejandro Viola. Esta vez, el pretexto es un bizarro homenaje a Ernesto Lecuona, eximio intérprete del piano y director de orquestas nacido en La Habana, en 1895, y que fuera conocido en el mundo por sus creaciones, líricas y de zarzuela, y otras con aires tropicales, como “María la O“, y cuyo talento le valiera el mote de “El Gershwin Cubano”.


Y, fieles a la estética que identifica al grupo músico-teatral desde siempre, “Los Amados” despliegan todo su histrionismo y talento vocal y rítmico para honrar (¿cabrá el término…?) al “pianista de las grandes manos”, a través de una cabalgata que, arrancando en cantos y sones africanos, derivará por distintos ritmos tropicales y sudamericanos en genera, de donde no escaparán ni siquiera el tango ni el malambo…


El color distintivo del grupo, y del espectáculo, es el rosa viejo: Vale decir: Una deliberada exacerbación de la estética “Kitsch”, que se regodea en las frases cursis, los lugares comunes, los volados, y un afectado acento de Castellano neutro en el que se expresan todos los intérpretes (supuestamente procedentes de los distintos confines de Centroamérica), con expresiones como las que alude el título de este comentario.


La producción integral del espectáculo es digna de elogio, por su impecable y llamativo vestuario (caminando siempre al borde entre la fastuosidad y el exceso grotesco), la detonante y pragmática escenografía e iluminación, una laboriosa elaboración musical, y una minuciosa observación de los referentes del género, como paso previo a la caricatura.


En “Karabalí (Ensueño Lecuona)” todo es romanticismo, todo es exuberante, todo es edulcorado, (mas bien, diríamos, ¡empalagoso!...), con lo cual…todo es muy atractivo.

Indudablemente, si bien el auditorio completo disfruta del show, por una cuestión generacional aquellos que más lo paladean por su “memoria emotiva”, son aquellos cuya franja etaria los ubica más allá del medio siglo, …o los diez lustros (como correspondería decir en el código de “Los Amados”). Bahhh….los cincuentones.


Bienvenido sea el nuevo trabajo de este grupo surgido en el “under” hace ya dos décadas, y sostenido desde entonces con seriedad y coherencia, lo que le valió la fidelidad de su público y la adhesión permanente de nuevos seguidores.


Porque….al son de las maracas y el bolero,…”El amorrrrr…nunca muere….”




 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos