Críticas


Ver notas anteriores

Segundo Cielo



Dramaturgia: María Rosa Pfeiffer

Actúan: Stella Matute, Jorge Nolasco, Liliana Weimer, Pablo De Nito y Hugo Mouján

Dirección: Manuel Vicente


Elsa en el país de las pesadillas”


Por Néstor De Giobbi


En una velada simbiosis entre el pasado y el presente, Elsa (Stella Matute), y “justamente” en el día en que su esposo la abandona, vuelve misteriosamente a la casa de su ayer, donde quedaron inmovilizados en el tiempo todos sus fracasos: su frustrada carrera actoral, Erdosain, el amor que no fue (Jorge Nolasco), algunas cuentas pendientes con su padre ya muerto (Hugo Mouján). Y en ese onírico presente se entremezclan Iris (la ex pareja de Erdosain, en la piel de Liliana Weimer), y Saverio, actual esposo de esta última (De Nito).


Y los cinco personajes iniciarán entonces un ensayo inacabable de una versión libre de “El jorobadito”, de Arlt, con miras a un estreno que jamás se producirá. La presencia del torturado autor de “Aguafuertes porteñas” y “300 millones” se amplifica en la recurrencia de los nombres de los personajes de Pfeiffer, (tomados de la obra de aquel), y en el clima opresivo en que ellos se desenvuelven.


Manuel Vicente, (más reconocido hasta hoy por su larga carrera como actor en numerosos ciclos televisivos y puestas teatrales), aborda el texto con profundidad, agotando cada una de sus aristas. La potencia actoral de todos sus “muñecos”, surgida de un elenco sólido y homogéneo, le permite llegar al espectador con apasionamiento.


Los recursos escenográficos son mínimos, y “cierran” con el entorno de un semi-sueño despojado de necesidades materiales. La iluminación es el puente que permite a Elsa transitar entre el ayer y el hoy,…entre lo que es, y lo que no fue.


El planteo elegido para el relato conduce, inexorablemente, a apelar a incontables figuras y símbolos, algunos de los cuales pueden superar la capacidad de asimilación del espectador. Tal vez esa sea la causa de algunas risas extemporáneas en la platea, emitidas por quienes optaron por quedarse en la lectura directa de alguno de los textos, en particular muchos de los interpretados por De Nito, quien hace gala de su histrión.


En la lista de agradecimientos del programa de mano aparece (con justicia) en primer lugar, el nombre de Mauricio Kartun, seguramente el más prolífico y galardonado de los autores contemporáneos (baste con citar el reciente y multilaureado “El niño Argentino”, o los ya clásicos “Chau, Misterix” o “Desde la lona”), quien fuera maestro de dramaturgia de Pfeiffer, dejando su huella en la discípula.


En suma: Una puesta vibrante, para contar una historia casi común, …de una manera poco común.



 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos