Críticas


Ver notas anteriores

Bloqueo

 

Dramaturgia y Dirección: Rafael Spregelburd

Actúan: Karina Firbank, Ezequiel de Almeida, Ximena Banús, Javier Drolas, Gabriela Calcaterra, Rashed Estefeen, Mauricio  Morando, Santiago Gobernori, Lalo Rotavería y  Hernán Lara.

 

 

“Sin principio ni final”

 

 

Por Nestor de Giobbi

 

 

¿A que bloqueo se refiere Spregelburd?

 

El prestigioso teatrista (cuyas obras encuentran buena acogida y repercusión en distintos escenarios del mundo) estrenó en Buenos Aires su nuevo espectáculo, signado por la desconexión y la incomunicación.

 

“Bloqueo” presenta una disparatada sucesión de escenas, forzadamente vinculadas, que transcurren en un estudio de grabación, donde el operador técnico y una ocasional visitante procuran asistir a un conjunto de músicos cubanos para que estos graben su disco. Pero en el transcurrir de los 90 minutos que dura la obra (su autor reniega de los formatos breves, explicando que no cualquier idea cabe en cualquier  “recipiente” más pequeño…), cada uno de los personajes irá planteando sus posturas entre pragmáticas y filosóficas, evidenciando sus limitaciones para comprender al otro.

 

Para aumentar la confusión y el disloque, el operador detecta la existencia de extraños “problemas técnicos”, que producen una especie de “delay” en el espacio y en el tiempo, de modo que los personajes pueden estar alternativamente de uno y otro lado del cristal de la cabina de grabación, sin que los demás los registren, o incluso pueden escucharse sus palabras aún antes de que estos las digan.

 

A la vez, el cristal que los separa (imagen paradojal y simbólica empleada por el autor), suele por momentos actuar como un extraño polarizado alternativo, que impide ver con claridad lo que ocurre “del otro lado”. Y para terminar de arrasar con todo aquello que el espectador pudiera considerar como “esperable”, en medio del relato pueden aparecer la referencia a un triple homicidio no aclarado, un delivery de pizza/empanadas no solicitado, …o irrumpir tres médicos pretendiendo (y logrando) grabar en el mismo espacio-tiempo un documental sobre sus experiencias en una guardia, derivadas de la ingesta de objetos extraños por parte de los niños. (“Too much”)

 

El proceso de creación del texto, según comenta en notas periodísticas el propio Spregelburd, partió de la premisa de generar un relato “sin principio ni final”, es decir, algo que fuera “todo nudo”. Y a partir de esta pauta (cumplida), la redacción definitiva del texto no surgió “de un tirón”, sino que fue retroalimentándose a partir de lo surgido de los ensayos. De hecho, y según cuenta el autor y director, los músicos inicialmente no eran cubanos; No obstante esto, la obra termina siendo una especie de soslayado homenaje al orgullo y heroísmo del pueblo de la isla.

 

Los bloqueos aludidos por Spregelburd, pueden entonces, como decíamos, tener muy diversas acepciones.

 

Con actuaciones enroladas en el absurdo, y momentos de nerviosa hilaridad, el espectáculo se apoya en la sorpresa y la delirante incoherencia, más que en cualquier recurso técnico.

 

Una platea colmada y caracterizada por un numeroso público extranjero de distintas nacionalidades (el que en gran parte no hablaba castellano...), completaba la extraña postal de esta noche de estreno.

 

Para elegir desde que plano verla; Para revisar nuestros bloqueos personales; Para elegir en que lectura quedarse.

 

 

 

 

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos