Críticas


Ver notas anteriores

Rodajas de Amor - Fontanarrosa Concert

Rodajas de Amor - Fontanarrosa Concert

 

Rodajas de Amor”

“Fontanarrosa Concert”


Funciones: Fontanarrosa Concert: viernes, a las 21 30 hs 

Rodajas de Amor:  sábados a las 23.00 - hasta 31/04.  Desde el 07/04 - sábados a las 21.30 hs. 

Lugar Terraza Teatro Bar - Paseo La Plaza: Av. Corrientes 1660. Reservas 6320-5348 /Entradas $15.-

 


 

“Como cuentos de un Rosario…”

 

 

Por Néstor de Giobbi

 

 

 Aquel domingo de noviembre del `44 iba a traer a la tarde “rosarigazina” algo más que los goles de Newells y Central.

 

Ese pibe de barrio, innatamente futbolero, que años después iba a dejar huella en los más importantes medios gráficos del país derramando su talento en forma de ingenioso humor, abría sus ojos a la curiosidad, a la observación horizontal, preparando su paleta de aguafuertes para contar.

 

Porque así como Quinquela, con sus colores estridentes pintó las luchas y costumbres de su sufrido pueblo de la ribera, el “Negro” Fontanarrosa, esgrimiendo su pluma y su plumín, hace lo propio con su Rosario natal , aunque de un modo tan universal que bien puede aplicarse a Buenos Aires, a Lanús, o a cualquier otra ciudad o pueblo donde se reúnan dos amigos a arreglar el mundo en un café.

 

Como en el viejo bar “El Cairo”, aquel que tiene su casa central en la esquina de Santa Fe y Sarmiento, pero que tiene sucursales en cualquier parte. Y que tiene vidrieras tan cristalinas que permiten ver desde el ayer,… hasta el monumento a la bandera,…desde la calle Corrientes,… hasta el futuro…. Aquel “Cairo” que siempre tiene una silla vacía en esa mesa de amigos y galanes, esperando por si se da una vuelta el Nano Serrat, o algún otro ilustre bohemio.

 

Por estas noches, el “Terraza Teatro Bar” del “Paseo La Plaza” reúne en su cartelera del fin de semana dos espectáculos surgidos del inagotable imaginario del padre de “Inodoro Pereyra” y “Boggie, el aceitoso”. Uno de ellos (que ya viene de un probado periplo por otras salas), los sábados a las 23 hs., es “Rodajas de Amor”, con Gabriel Fernández (también Director y adaptador de los textos), Héctor Lea y Victoria Troncoso, Este trabajo incluye, en clave de grotesco, cinco historias del rosarino: “Giovanni y Andrea”, “Sexo explícito”, “Una playa desierta”, “Una lección de vida”, “Vidas privadas” y unos toques de los “Aforismos de Ernesto Esteban Echenique”.

 

El otro espectáculo (de reciente estreno), ocupando la franja de los viernes, es “Fontanarrosa Concert”, y cuenta con la actuación de  Daniel Beniluz (también productor y adaptador de la obra) y Marcelo Barreto, con dirección de Pablo Silva (quién “juega de local” en su propia sala). Esta propuesta compila diálogos varoniles en una mesa de café, entre los que se reconocen cuatro de los cuentos más celebrados y frecuentemente montados del “Negro”: “Ella dijo”, “Uno nunca sabe”, “El sordo” y “El mundo ha vivido equivocado”.

 

El común denominador de ambos espectáculos es una puesta modesta e intimista (reforzada por las características de la sala, que invita a la complicidad), y una escenografía limitada a una mesa y dos sillas, para ir desgranando historias como cuentas de un rosario, o…mejor dicho…como Cuentos de Rosario. La iluminación, sonido y otros aditamentos son casi prescindentes, y se rinden ante el atractivo natural de los relatos cuasi-tangibles del rosarino.

 

La vida, que acostumbra disparar simultáneamente sus andanadas de cal y de arena, quiso que este momento de esplendor del reconocimiento popular y masivo a la capacidad de Fontanarrosa para la observación y descripción de su cotidianeidad, llegue en coincidencia con el momento en que “la diestra del diestro” se declare “en rebeldía” para con su patrón, quien no ceja en la lucha contra la enfermedad que lo jaquea.

 

Pero para paliar (ó…¿palear…?) estos dos acopios de cal y arena, al Ilustre Rosarino le sobra con la energía de su ingenio, y el apoyo de sus amigos, a modo de carretilla.

 

Tal vez,  reflexionando sobre estas paradojas, y con la mirada perdida en el horizonte de carbonilla, sobre el que se recortan las siluetas de esas dos pilas flanqueando la entrada del bar “El Cairo”, se oiga suspirar como nunca al Mendieta su lacónico: ”¡…Qué lo parió…!”

 

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos