Críticas


Ver notas anteriores

No Sabes lo que me hizo

Pagina nueva 1

“Otra batalla en la Guerra de los sexos”

Por Néstor De Giobbi

 

 

Sobre texto de Sandra Russo- Adaptación de Hebel Sacomani

 Actuación: Griselda Actis, Irene Bianchi y Silvana Radicena.

Dirección: Irene Bianchi

 

 

 Bajo el amparo de tan sugerente título (tan abarcativo como como ambiguo), extractado de las habituales conversaciones telefónicas entre amigas que comparten infidencias de sus relaciones de pareja,  Irene Bianchi en su doble rol de actriz y directora plasma en una sucesión de cuadros, (mayoritariamente en tono de comedia) una vasta galería de personajes femeninos y sus situaciones tragicómicas.

 

El común denominador de estos dieciocho personajes (mujeres “sueltas” como se autodefinen...) interpretados por tres actrices, podría resumirse como una retahíla de quejas, lamentos y planteos derivados de los rasgos más irritativos de sus circunstanciales parejas masculinas, por excesivamente comprometidos, …o excesivamente prescindentes, excesivamente “fogosos” ..o excesivamente abúlicos, excesivamente perverso,..o excesivamente bloqueado, … y una interminable serie de dicotomías extremas por el estilo, que las pone en el sitial más emblemático del “gataflorismo”.

 

El principal valor del espectáculo radica en los agudos textos de Sandra Russo (sagaz escritora y periodista de numerosos medios gráficos como Página 12, Super Humor y Humor), donde una enorme capacidad de observación femenina pone en foco los modelos arquetípicos de hombres y mujeres de nuestra contemporaneidad, disparadores de los conflictos que luego serán pintados con trazos gruesos, como de agiornadas “aguafuertes porteñas”.

 

Desde lo específicamente teatral, la puesta no se distingue por grandes despliegues técnicos de ningún tipo. La iluminación y sonido acompañan el relato sin protagonismos; la escenografía se limita a una estructura de listones que sostiene al alcance de la mano de las actrices algunos accesorios para las transformaciones de las caricaturas, y a un inerte “partenaire” masculino: Un maniquí, que corporiza al “enemigo” o “Adonis inalcanzable” de turno, según corresponda.

 

En lo actoral,  y dentro de un estilo sobreactuado, (que se presume deliberadamente buscado), si bien se advierten algunos altibajos, y es la propia Bianchi quién resulta la más lograda en sus creaciones, puede resumirse que el objetivo cómico efectista se logra, especialmente entre el público femenino que inexorablemente se reconocerá en alguno de los pasajes.

 

Desde un punto de vista feminista de avanzada, podría calificarse al mensaje como retrógrado. Desde una mirada más amplia y menos analítica, no será más que …”otra batalla en la eterna guerra entre los sexos”,…donde afortunadamente toda herida.

 

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos