Críticas


Ver notas anteriores

Interior Nuit

 

(Espectáculo circense, danza contemporánea y artes digitales)

Intérprete: Jean Baptiste André

 

 

El pintor, la tela y el pincel…

 

 

Por Néstor De Giobbi

 

 

Siempre se dijo, acertadamente, que el instrumento del actor es su propio cuerpo. Y que de allí la importancia de explorarlo, conocerlo y mantenerlo afinado.

 

Y si esto es así, entonces Jean Baptiste André, este actor-bailarín-clown-gimnasta (por solo colocarle algunos vanos rótulos), se constituye en un eximio intérprete del suyo, arrancando de él notas de asombro y originalidad.

 

El planteo total del espectáculo se desarrolla en un ámbito más que austero, constituido por dos altas paredes perpendiculares de madera, (las que solo incluyen un par de diminutas aberturas, por las que este personaje no tendrá inconvenientes a asomar, pasar, colgar…), y el piso. Y ese universo de entrecasa basta y sobra para llevar al espectador a un mundo de confusión, alteración de espacios y tiempos, y pérdida de la conciencia de lo que es “arriba”, “abajo”, “detrás” o “adelante”.

 

Para esto André (creador y director además de la propuesta), valiéndose de un notable dominio expresivo y gimnástico de su cuerpo, y de una video cámara ubicada a nivel del piso, entre las “patas” del escenario, cuyas imágenes se proyectan en la pared de fondo, muestra la “noche interior” de un personaje entregado a la búsqueda. Búsqueda de un sentido, de sonidos, de una salida de ese hipotético encierro, …tal vez de si mismo.

 

Lo visual es preponderante en todo momento, respaldado por una inteligente y creativa utilización de las proyecciones de video, combinadas con sombras, y la propia imagen del intérprete, quien interactúa por momentos con ellas de manera mágica, sobre una  musicalización de ensueño.

 

Tal vez no exista, (o al menos no quede del todo claro) el hilo conductor de una historia biunívoca. Pero el simple encadenamiento de escenas y situaciones, coronado por un “solo de pies y manos” tomado en primer plano por la camarita, alcanza para salir de la sala con la certeza de haber estado en presencia de un creador  y su obra.

 

Donde, curiosamente, el hombre es a la vez el pintor, el pincel, la tela, la paleta, los colores,…y la obra completa. Si es que alguna vez, …la obra está completa.

 

 

 

 

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos