Críticas


Ver notas anteriores

IVAN Y LOS PERROS

“De cirujas, putas y suicidas”

Actúa: Emiliano Dionisi

Texto: Hattie Naylor (Traducción: Alejandro Tantanian)

Dirección: Mariano Stolkiner y Gustavo García Mendy

 

 

“Esencia animal”

 

Por Néstor De Giobbi

 

 

En las situaciones límites, extremas,  aflora la esencia última de las cosas. Lo que podría llamarse …“el instinto animal”.

 

Ivan y los perros”, peculiar propuesta que asoma desde el teatro “El extranjero” en las noches de sábados,  fue estrenada en Londres en 2010. Y en este invierno porteño recrea la gélida vivencia de un niño de solo cuatro años, empujado a las calles  moscovitas de la década del  ´90 por una feroz depresión económica.

 

Y la palabra es esa: Ferocidad.

 

Ferocidad en las condiciones del entorno,…ferocidad en la defensa de lo mínimo, vital y propio,…ferocidad en las alianzas y lealtades.

 

La historia (basada en un hecho real)  narra las vivencias de Iván Mishukov, apenas un niño indefenso que, por imperio de las circunstancias es catapultado de su casa, donde su madre en la extrema pobreza y su padrastro alcohólico y violento lo veían como una molesta carga a llevar.

 

Y en esa apertura al mundo hostil de una ciudad devastada, sumida en el  “sálvese quien pueda”, Iván se agrega a una jauría de perros tan hambrientos, tan desahuciados y tan desangelados como él,  Al principio, confronta y disputa con ellos cada bocado recuperado de entre la basura. Luego, las necesidades y miserias comunes los acercan,..los amalgaman…los mimetizan,…hasta terminar fusionándolos. Y el límite entre el niño, el hombre y el animal se desdibuja hasta hacerse imperceptible.

 

El texto, de honda caladura y contado en primera persona, es por demás elocuente y gráfico. Desde el inicio mismo del espectáculo “se ve” el conflicto y su contexto. La puesta de Stolkiner y García Mendy es una flecha al corazón, impulsada por la cuerda de la música (interpretada magistralmente en vivo por los mismos directores), configurando una pintura audiovisual plena. Dionisi,  joven actor de veintiocho años pero muy dilatada trayectoria en diversas disciplinas del espectáculo, (incluyendo el doblaje), ganador del ACE en 2006 como revelación,  le pone el cuerpo a esta difícil criatura, logrando por momentos alto picos de mimetización con sus perros, y conmoviendo al espectador con su desgarradora desventura.  En otros, la aridez del relato devenido casi en una letanía monocorde, hace que pierda algo de coloratura.  (70 minutos de estas postales no son fáciles de sobrellevar, para nadie…)

 

En suma,  un espectáculo a ver por constituir un grito. Un llamado a abrir los ojos y las almas, más allá de los egoísmos, de las miserias humanas,…

 

Un grito…animal.

 

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos