Críticas


Ver notas anteriores

MIENTRAS RESPIREN HOMBRES Y OJOS VEAN.

 

Una degustación de sonetos con mucho sabor a Shakespeare.

 

Por Viviana Foschi

 

Ficha técnica

 

Autoría: William Shakespeare / Actúan: Lautaro Alvarez, Julieta Bottino, Pedro Isequilla, Germinal Marin, , Sang Min Lee, Nayla Noya, Francisco Ramallal, Claudia Rocha, , Ana Yovino, Aldana Zulaica /Vestuario: Marta Albertinazzi / Escenografía: Marta Albertinazzi / Música original: Mirko Mescia / Dirección musical: Mirko Mescia / Dirección: Ana Yovino

 

 

“Ni la muerte podrá evanecerse de tenerte en su sombra, cuando tú crezcas en el tiempo en versos eternos: ”mientras respiren hombres y ojos vean, así vivirán éstos y a ti te darán vida.”

 

La cita tuvo lugar el miércoles 9 de Abril a las 21hs, en la sala Osvaldo Pugliese del Centro Cultural de la Cooperación, dentro del marco del Festival Shakespeare en el C.C.C y el Congreso internacional William Shakespeare.

 

Los Sonetos de William Shakespeare son un conjunto de 154 poemas bajo la forma estrófica del soneto inglés en los que se tratan temas tales como el amor, la belleza, la política y la

Mortalidad. En este caso una finísima selección fue realizada para la representación que dirige Ana Yovino.

 

Con una puesta en escena totalmente despojada y ausente de vestuario, diez actores abren el juego entre el público a quién reciben, lo agasajan con un vino motivador y el espectador afloja sus sentidos. Un escenario a modo de tablas en un café concert con la presencia esencial de un piano de cola, dan una nota mayor.

 

Cada palabra comienza a ser expresada desde un espacio individual, en interacción con el espectador, y poco a poco va tomando más cuerpo al llegar a las tablas, el piano siempre presente, delicadamente, improvisa cada sentimiento del texto y de sus intérpretes, al final todos terminan siendo uno.

La luz acompaña y los textos comienzan a vincularse entre sí, los intérpretes intercambian sus cuerpos con mucha poesía, miradas y recrean un clima, con una percusión que emana también del propio cuerpo.

 

Así la puesta, una vez despojada, se transforma en una galera encantada de donde salen más recursos de los imaginados, surge así lo inesperado y la sorpresa.

Se destacan muy buenas interpretaciones y el delicado clima logrado. Un momento  más con el gran poeta y dramaturgo William Shakespeare.

.

 

 

 

 

 

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos