Críticas


Ver notas anteriores

Jettatore

“De cirujas, putas y suicidas”

“Jettatore”


De Gregorio de Laferrere

Actúan: Hernán Muñoa, Malena Figó, Lidia Catalano, Angela Ragno, Mario Alarcón, Magalí Meliá, Miguel Moyano, Francisco Prim, Aldo Barbero, Claudio Da Passano, Néstor Ducó, María Figueras, Federico Trombetti.

Dirección: Agustín Alezzo



“¡¡¡Toque fierro!!!”



Por Néstor De Giobbi



Casi con la misma actualidad de hace 108 años, cuando fuera estrenada en Bs. As., los influjos magnéticos de “Don Lucas” (..y haga cuernitos..) derraman sus nefastos efectos, esta vez sobre las tablas del Cervantes.


Con la potencia de los clásicos que sobreviven a los tiempos, el maestro Agustín Alezzo dirige una nueva puesta de la obra que Gregorio de Laferrere escribiera casi como una broma.


En ella, el personaje protagónico de “Don Lucas”, un hombre de mediana edad que pretende a una joven de la aristocracia agropecuaria de principios del 1900, ve frustradas sus pretensiones merced a lo que hoy bien se llamaría una “campaña de desprestigio”, urdida por la propia “novia”, su novio y jóvenes de su entorno.


En efecto, y sabiendo que el “galán maduro” cuenta con el visto bueno de los padres de la pretendida, los muchachos echan a rodar el rumor de que el candidato se en lista en el temible ejército de los “jettatores”, término derivado del italiano, en el cual significa “lanzar”, refiriéndose en este caso a rayos maléficos y fluidos negativos. Según el acervo popular, esta extraña colección de personas posee el indeseable poder de portar la mala suerte, provocando a su solo paso (aún sin saberlo ni proponérselo) las más terribles desgracias a quienes los contactan, ven o simplemente nombran. Y los enredos de este “cuasi-vodevil” terminan por hacer creer a todos (incluido el propio “fúlmine”) que dicha influencia es verdadera, razón por la cual lo mejor es alejar a “Don Lucas” de la casa y de la familia.


En esta presente reedición de la obra resaltan los trabajos de Alarcón (como el protagonista), muy bien acompañado por profesionales de larga trayectoria como Aldo Barbero (en el rol del padre de familia), Lidia Catalano (en el papel de una madre que remeda mucho a los personajes de Leonor Rinaldi), y donde particularmente aportan una cuota especial de humor y frescura Claudio Da Passano (como el jugador cabulero “Don Pepito”), Francisco Prim (encarnando al falso médico que abona la teoría del “yeta”) y María Figueras, como la astuta cómplice de la mentira de los novios.


Si bien, acorde a la estatura del clásico y de la histórica sala, podría desearse un despliegue escenográfico y de vestuario un poco mayor, esto no desluce una puesta en general divertida, dinámica y sobre todo absolutamente fiel al original.


Como corolario queda resonando en el oído del espectador una frase del texto de Laferrere (quién tal vez como guiño puso exactamente 13 personajes en la pieza), y que hace reflexionar sobre esas conductas que (impensada o tendenciosamente), perduran hasta nuestros días:


“Es muy fácil hacer un "jettatore", …pero, una vez hecho, la rehabilitación es imposible...”


Vaya a verla pero …por las dudas…¡¡”Toque Fierro”!!



 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos