Críticas


Ver notas anteriores

Las mujeres que (m)aman demasiado

 

                                                                                                                                                   Actúan: Julieta Cajg, Susana Giannone, Julieta Oliva, Martina Zapico

Autor: Eduardo Grilli

Dirección: Pablo Rodríguez Albi

 

 

“Excesos (…o Ex sexos…)”

 

  Por Néstor De Giobbi

 

 

La muerte del esposo de una de ellas obra en un grupo de cuatro amigas como disparador para una profunda introspección de todas, en pos de descubrir  las causas que las llevan a sufrir por “excesos de amor”.

 

Así, tomando como referente el libro de autoayuda de Robin Norwood, "Mujeres que aman demasiado", las amigas deciden autoconvocarse para llevar a cabo un ritual que exorcice las conductas obsesivas de las cuales son víctimas a raíz del desmesurado amor que sienten por sus parejas.

 

Pero este encuentro, acompañado copiosa y permanentemente por un vino que “Maleva” (la doliente anfitriona) sirve para reconfortar las almas y relajar los ánimos, lentamente va tornando a la tragicomedia, desnudando las verdaderas personalidades, secretos e interrelaciones de la cuatro.

 

Esta circunstancia etílica explica la “m” furtiva que se cuela en el título de la obra, “LAS MUJERES QUE mAMAN DEMASIADO”.

 

Así planteadas las cosas, de allí en más solo cabe regocijarse con las absurdas revelaciones e historias de traiciones de las cuales ninguna de las cuatro sale indemne, para desembocar en un final surrealista, coronado por la aparición de un acontecimiento inesperado, tan absurdo como hilarante.

 

Rodriguez Albi (joven pero fecundo actor, director, Licenciado en Arte Dramático) acierta en esta lograda puesta dando ritmo vertiginoso al relato, y jugando con “apartes” sucesivos de los cuatro personajes, (perfectamente delineados) a través de los cuales el espectador toma registro de sus verdaderas intenciones y posturas frente a las demás. Sin grandes despliegues técnicos, el diseño de luces y el exiguo marco sonoro bastan para lograr los climas requeridos en cada pasaje del relato.

 

Pero sin dudas, el más alto punto de la propuesta está centrado en la brillante interpretación de las jóvenes actrices, Martina Zapico, excepcional en una “Fantina” intelectualosa y mordaz, Susana Giannone como la enérgica viuda “Maleva”, luchando entre otros karmas contra el fantasma de la edad, y Julieta Oliva, como “Hermosilla”, una edulcorada chica “tipo naaaa…”, pseudo-bilingüe y despistada. Lamentablemente, en la función que le tocó presenciar a “Casting Porteña”, Julieta Cajg, (quien tiene habitualmente a su cargo el cuarto personaje, el más desenfado y directo del conjunto) debió ser reemplazado por otra actriz que, a pesar de cumplir ajustadamente su labor, no logró disimular las diferencias de nivel con su compañeras.  

 

 La recomendación no puede ser otra que acercarse a disfrutar de esta propuesta divertida y ágil, para ser así de los primeros en descubrir a estas jóvenes valiosas promesas del espectáculo de nuestro medio, que vienen a equilibra el exceso de personajes advenedizos, pasajeros y carentes de méritos.

 

 

Cursos de formación artística
Staff & Editorial
Aviso legal
Contáctenos

Escenarios Teatrales

¿Cómo anunciar?
  • Tu publicidad
  • Tus espectáculos
  • Tu casting
  • Tus cursos